martes, 28 de abril de 2009

Club Sport Emelec: 80 años de Pasión Eléctrica

25 de noviembre de 1988. Un muchacho de apenas seis años vibra con la emoción de un cercano campeonato. El muchacho soy yo, quien junto a miles de emelexistas, sufridos durante la década negra de los 80, colmamos las gradas del estadio Olímpico Atahualpa para cantar ¡Emelec Campeón!, luego de esperar desde 1979. Así es la pasión por Emelec. Nueve años de fracasos y de pelear con los del fondo no disminuyeron la idolatría de un equipo que supo ser el decano del fútbol ecuatoriano.

Primer campeón nacional, primer equipo con estadio propio, primero en jugar la un torneo internacional de clubes y primero en ganar un partido de "Copa"; único también en ser campeón en todas las décadas desde la creación del campeonato nacional de fútbol profesional. Eso es el Emelec, tradicional club guayaquileño que traspasó las fronteras de su ciudad de origen para convertirse en referente del fútbol ecuatoriano y cuadro predilecto de millones de fanáticos en todo el país.

Fundado oficialmente como club un 28 de abril de 1929, remonta sus orígenes al primer equipo de fútbol de los empleados de la Empresa Eléctrica del Ecuador, Inc, que con el acrónimo EMELEC, participó de los campeonatos de la "Unión Deportiva Comercial de Guayaquil", la cual ganó en su primera participación en 1925, anunciando su destino de gloria.ñ Su origen, ligado a la Empresa Electrica de la que procede su nombre, tiene lugar en el emblemático "Barrio del Astillero", paradójicamente el mismo barrio en que poco tiempo atrás se creara el Barcelona Sporting Club, equipo que por razones distintas a su común origen llegaría a ser su más acerrado rival hasta nuestros días.

Los primeros años del Emelec se encuentran ligados de forma indisoluble a la figura del "gringo" George Lewis Capwell, Presidente de la Empresa Eléctrica, quien fomentó el desarrollo multidisciplinario del club y construyó en 1945 el mítico estadio de la avenida Quito que hoy lleva su nombre y que fuera en todo el Ecuador el primero de propiedad de un club. Cuenta la historia que el gringo Capwell no era fanático del fútbol, razón por la cual incentivaba con preferencia la práctica de otras actividades como el remo, el box, el atletismo, y en especial, el béisbol; sin embargo, el fútbol pronto impuso su reinado sobre los demás deportes, como sucedió en el país todo, y Capwell terminó por aceptar su primacía. Fue así como la "Caldera" del sur de la ciudad, orginalmente adecuada como un diamante de béisbol, fue habilitada para la práctica rutinaria del fútbol con ocasión del Sudamericano de Fútbol de 1947 (recordado por la participación de los "carasucias" argentinos), condición que en adelante no dejaría jamás.

Entrado el profesionalismo, el Emelec que venía de ser bicampeón del Guayas se consagra como primer campeón nacional el año de 1957, en un cuadrangular que contó con la participación de Aucas, Barcelona y Deportivo Quito. Fueron estrellas de este equipo decano del futbol nacional jugadores como el “Chino” Cipriano Yu-Lee, Jaime Ubilla, Alberto Cruz Avila, Raúl Arguello, José Vicente “El Loco” Balseca, Daniel “Pata de Chivo” Pinto, el inolvidable argentino-ecuatoriano Carlos Alberto Raffo, Júpiter Miranda y Jorge Larraz, entre otros. Ese mismo año Emelec estrenó su título a nivel internacional venciendo en un sensacional cotejo a Racing Club de Avellaneda, el 15 de diciembre. Por esta época fue también cuando adquirió el mote de "equipo millonario", al ser el primer club en contratar jugadores extranjeros.

En la década de los 60 se consolidó la idolotría popular del Emelec, con el mítico "Ballet Azul" que formara y dirigiera Fernando Paternoster, forjando la leyenda de "los cinco reyes magos", los delanteros
José Vicente "El Loco" Balseca, Jorge "El Pibe" Bolaños, Carlos Alberto Raffo, Enrique "Maestrito" Raymondi -goleador de la Copa Libertadores de 1962- y Roberto "Pibe" Ortega.

Las décadas de los 70 y 80 demostraron ser las más duras para el equipo eléctrico, que sin embargo se las arregló para conseguir dos campeonatos en los setenta y uno en los ochenta. Precisamente en 1988 tuvo lugar el recordado "Monumentalazo". Corría el mes de mayo de 1988 cuando Barcelona S. C. organiza un cuadrangular internacional para inaugurar su nuevo estadio, popularmente llamado "el Monumental". Los clásicos rivales ganaron sus respectivos partidos previos, midiéndose en la final el domingo 29 de aquel mes. El partido acabaría en triunfo
del Emelec por 1-0, con solitario gol del uruguayo Ruben "el puro" Beninca. En la memoria popular del emelexismo se recuerda todos los años el aniversario de ese partido, en que el Emelec dio la primera vuelta olímpica en el estadio del tradicional adversario y le arruinó la fiesta.

La década del 90 vio al primer Emelc bicampeón con un equipo base de la selección ecuatoriana conformado por jugadores jóvenes y experimentados de la talla de Alex Cevallos, Luis Capurro, Máximo Tenorio, Iván Hurtado, Dannes Coronel, José Federico Minda, Augusto Poroso, Kléber Fajardo, Vidal Pachito, Eduardo Smith, Enrique Wilfrido Verduga, Angel Fernández, Jesús Cárdenas, Eduardo Hurtado, Humberto Garcés, Jorge Batallas e Ivo Ron y el concurso de los recordados foráneos Marcelo "Bocha" Benítez, Marcelo "Pepo" Morales y Luis Roberto Oste. El bicampeonato se repetirá en el inicio de este siglo con la figura descollante de Carlos Alberto Juárez, acompañado por "los extraterrestres" surgidos de la cantera azul Daniel Viteri, Rorys Aragón, Carlos Quiñonez, Franklin Corozo, José Aguirre, Moisés Candelario, Carlos Hidalgo, Richard Borja, Walter Ayoví, Luis Moreira, Giancarlo Ramos, Otilino Tenorio y Moisés Cuero, y el invaluable apoyo del veterano Wellington Sánchez.

La rica historia de Emelec no sería nada sin el apoyo incondicional de su hinchada, fiel seguidora en los buenos momentos y en los malos momentos, como han sidos los últimos 7 años. Su barra emblemática, "La boca del pozo", decana también de las barras organizadas del país, se reconoce en todo el país por su aliento constante aun en las situaciones más adversas. El hincha de Emelec se envanece de su irreductible apoyo al equipo; en situaciones en que fanaticadas de otros equipos del país dejan de asistir al estadio o recurren al insulto o la agresión a sus jugadores, la hinchada emelexista ha demostrado ser el sostén del club, y su soporte para resurgir glorioso de las caídas.

Hoy 28 de abril de 2009, al cumplirse los 80 años, las "bodas de roble" del Club Sport Emelec, saludamos al Club, pero en especial a su fiel hinchada. Ochenta años no son nada para una institución deportiva que goza de la vitalidad del Club Sport Emelec. ¡80! ¡Y que vengan muchos más!


Máximo goleador: Carlos Alberto Juárez 146 goles oficiales.
Campeonatos Nacionales (10): 1957, 1961, 1965, 1972, 1979, 1988, 1993, 1994, 2001, 2002.

4 comentarios:

Larry dijo...

Salud a los azules de corazón!!!

NoTe dijo...

Muy buena historia para el equipo más representativo de Ecuador. Saludos!

Esteban dijo...

ah, emelec recuerdo, que festejó un partido amistoso contra newells, en la epoca buena de los del parque, alla por los 90's. no se si recordarás.

El Pollo dijo...

Ese partido fue el primero de Maradona en La Lepra. A pesar de que era un amistoso, fue un gran partido de Emelec.